viernes, 2 de septiembre de 2011

Diseño de Maquillaje Sofisticado


El maquillaje bajo el halo de seducción, se define por su diseño, por la elección de los colores a utilizar, por delineados exóticos y muchos misterios más. El tema principal, es medir la intensidad para no dar como resultado un efecto dramático o bien agresivo. Se buscarán colores profundos, líneas avellanadas,combinación enriquecedora en contrastes de luces y sombras, así como también los tonos satinados o nacarados envueltos en sobrios colores opacos.
Con respecto al diseño del sombreado, cobra protagonismo la sombra oscura, formas angulosas, almendradas, delineado muy marcado sobresaliendo hacia el extremo externo del ojo. Una tendencia muy actual es dar un efecto de tono difuminado sobre el delineado realizado con alguna sombra contrastante, disgregándola hasta su punto de fusión.
Claro está, que todo dependerá en gran medida de la morfología del ojo, del párpado, y su incidencia en el rostro. Debemos saber crear en relación a la necesidad de cada cliente. La luminosidad en el arco superciliar o sea, por debajo de la ceja, deberá impactar en tonos: blancos, marfil, oro, rosa bebé muy claro, por supuesto que esfumando hábilmente la unión de los claros-oscuros.
Otra opción atractiva es la aplicación del cryon color negro, sobre el borde interno del párpado inferior, esto logra remarcar y reforzar la mirada desafiante y del todo felina. Podemos utilizar a su vez, cryon color plata, oro, verde, azul, turquesa, etc.

Para conferir a las pestañas mayor espesor se colocará antes de la mascara de pestañas, una capa de polvos, seguidamente la primera aplicación de producto, pudiendo repetir esta secuencia una o dos veces más. Otra sugerencia bastante utilizada en nuestros días, es adosar pestañas postizas individuales medianas o largas en los ángulos externos del ojo, como también las pestañas postizas enteras bien arqueadas y tupidas. En este caso el maquillaje ganará en expresión. Otro de los puntos importantes en el maquillaje seductor, es la uniformidad de la piel, la cual deberá destacarse en su aspecto aterciopelado, liso y luminoso.
 
Debe poseer claridad irradiando una luz aporcelanada. Una base correcta para un rostro perfecto. El más indicado para crear este efecto es el maquillaje compacto cremoso, ya que proporciona una excelente cobertura. Su fina textura, hace que se deslice fácilmente. Para obtener un resultado inmejorable, se esparcirán polvos incoloros a modo de fijación, como para sumar a la piel un manto de sedosidad a semejanza de los rostros de muñecas. Acompañando esta imagen, colocamos el rubor, entre aduraznado y rosado, en pómulos bien marcados o esbozados levemente sobre el centro de la mejilla.
Pasamos entonces al tema "labios". El delineado de los labios es realmente muy importante, ya que acompaña hacia una completa embriaguez del encanto femenino. Si bien, no debe destacarse en cuanto al color con respecto al labial, si será de relevancia su colocación, por el hecho concreto de crear una mejor forma del labio y a su vez una mayor duración. Existe la posibilidad de incentivar el efecto de seducción, simplemente con el maquillaje intenso de labios; o sea, nos apoyamos en un rostro aterciopelado, simplemente pestañas muy marcadas y el toque especial lo dará el brillo o gloss sugestivo, el color radiante como el rojo, fucsia, corales, ciruelas, logrando bocas totalmente irresistibles.
Luego mejillas sonrosadas y listas para seducir. Un consejo eficaz: antes de comenzar a delinear los labios, realizar una aplicación de correctores o bases sobre los mismos. Esto hará de filtro entre la piel y los maquillajes, evitará que los pigmentos sean absorbidos y no permitirá que el labial se desvanezca. No es conveniente que el labial sea demasiado humectante, ya que la fijación y duración será menor. Deben  poseer buena permanencia y consistencia. En lo que no se debería incurrir es en la intensificación en ambos puntos del rostro, ojos y labios a un mismo nivel de colorido, ya que pasaríamos a encontrarnos con un maquillaje exagerado, cargado, restándole obviamente su frescura.
 
Seducción, va acompañado de sofisticación, de fineza, de equilibrios en cuanto a la colorimetría. Por ejemplo, el maquillaje de odalisca es hoy el adorado por las mujeres en general. Desde las más antiguas culturas, fue sinónimo de fortaleza, femineidad y de audacia. El tiempo transcurre, las modas, los diseños se entremezclan en un suceder constante y nosotros, los artistas del maquillaje, tratamos de seguir su compás, envueltos en muchísima imaginación transportada hacia los rostros que acapararán nuestras  fantasías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario